Como el año pasado, Leonor Quintana, de El suplemento ocasional me ha pasado el meme del II Encuentro de Edublogs, que este año se celebra en Ayerbe. El temido virus reza esta vez:

“Imagina que tienes un colega que imparte tu misma asignatura y quiere incorporar las TICs en su asignatura para el curso que viene. Viene a ti, ya que le suena que tú tienes un blog y enredas con estas cosillas, en busca de consejo. ¿Qué le dirías? ¿Cuáles serían las claves para que tu compañero tuviese éxito en esta tarea?”.

Lo primero, aclarar que no soy profesor de enseñanza reglada sino de Español como Lengua Extranjera (ELE) en el Instituto Cervantes. Trabajo con alumnos muy motivados, muy independientes y en un contexto de no inmersión, es decir, todo lo contrario de la mayoría de los profesores que están contestando el meme. De hecho, el tema de este II Encuentro de Edublogs -Las competencias digitales en los nuevos currículos de la educación obligatoria- tiene muy poco que ver con mis intereses profesionales.

A partir de estas premisas, anotaré algunas ideas que me pasan por la cabeza.

Lo primero que se me ocurre es que depende del colega. Si me diera cuenta de que me lo pide porque lo de los blogs está de moda o porque han traído unos nuevos ordenadores y le han dicho que monte algo o por alguna razón de este tipo, no tendría nada que decirle. Carezco de vocación evangelizadora, especialmente hacia personas que no tienen interés por estos temas y que se apuntan al carro según las circunstancias.

Si viera que su interés por la web 2.0 (no por las TICs en general, ya que lo que no es red social me interesa poco) es auténtico, es decir, si viera que ya ha investigado un poco por su cuenta y se ha hecho una idea del asunto, le diría que necesitará dos cosas: tiempo y ganas. Le diría también que lo que se puede hacer con lápiz y papel no tiene sentido hacerlo en la red, y que las herramientas 2.0 se basan en la colaboración y la interacción. Por tanto, que sólo podrá incorporarlas de verdad en las clases si trabaja dentro de esa línea, que podemos llamar constructivista. En definitiva, si trabaja según los criterios pedagógicos del Marco Europeo Común de Referencia y el nuevo PCIC del Instituto Cervantes. Porque web 2.0 y constructivismo van en la misma dirección.

Le diría que empezara con un blog personal, en el que se fuera construyendo una identidad profesional, en el que fuera siguiera descubriéndose a sí mismo, y a través del que iría conectando de forma natural con otras personas con los mismos intereses compartidos. Le diría también que empezara a trabajar poco a poco con herramientas 2.0 en las clases, y que lo hiciera sin complejos, es decir, que si ve algo que le gusta, que lo copie y lo adapte, y, si puede, lo mejore, y que empiece con alguna actividad modesta que haya funcionado. Ya irán poco a poco surgiéndole ideas originales, que otros copiarán y adaptarán a sus circunstancias. También me ofrecería para colaborar en un blog conjunto o en algún proyecto común.

En definitiva, actuaría lo mismo que hago con mis alumnos, es decir, intentaría favorecer en mi colega el autoaprendizaje y estimular la cooperación, sabiendo que al final es el propio interesado el que tiene en sus manos las decisiones importantes.
Y como hice el año pasado, le paso este meme a cualquiera que pase por aquí y tenga algo que decir, en especial a la “Escuela 2.0 de Bruselas”:
Teresa de **Ele… mental**
Rosa de **La brújula del español**
Y los demás **amigos belgas**.